Dátiles y pasta de dátiles, ¿de verdad son lo mismo?

La pasta de dátiles está de moda. Este producto, elaborado a base de dátiles y agua, se usa para endulzar en reposteria y como endulzante para cafés. Aporta muchas calorías por lo que es importante saber de qué estamos hablando antes de consumirlos sin límites. 

Los dátiles están de moda. Han pasado de ser una fruta de consumo esporádico a usarse de manera habitual para la repostería o como sustituto de snacks menos sanos. Ahora bien, ¿qué son exactamente? ¿son tan buenos cómo parecen? ¿podemos comer los que queramos? ¿qué ocurre con la pasta de dátiles? Como explica a CuídatePlus Ana Montero, profesora de Nutrición de la Universidad CEU San Pablo, “el dátil es una fruta, naturalmente deshidratada y, por tanto, con un bajo contenido en agua”. “No se somete a un proceso de desecación, como otras frutas, sino que se seca al sol en el mismo árbol del que nace y después se recolecta”, añade Cristina Colina, dietista-nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Castilla y León.

Este fruto aporta “300 kcal por cada 100 gramos y no tiene grasa”, señala Montero y mucha energía al organismo, lo que se convierte en un alimento idóneo para, por ejemplo, “aguantar durante viajes largos, para la práctica deportiva intensa o para sobrellevar mejor los trabajos de muchos desgaste físico”, indica Colina. Otra faceta de los dátiles es su efecto laxante, por su alto contenido en fibra, “lo que ayuda a regular el tránsito intestinal y a prevenir el estreñimiento”. 

Beneficios de comer dátiles

Su principal aporte alimenticio “son los hidratos de carbono, la fibra y, según la variedad que se escoja, puede aportar minerales y vitaminas como calcio, magnesio, betacarotenos, vitamina K y Vitamina B9”, explica Colina. Además, apenas aporta proteínas y lípidos. 

En cuanto a los beneficios que aporta el dátil en función de su composición, Colina los resume en:

  • Es rico en potasio, calcio y fósforo, por lo que ayuda a recuperar los músculos tras un esfuerzo, asegura el correcto funcionamiento del sistema nervioso y refuerza los huesos. 
     
  • Es una fuente de vitamina E, por lo que ayuda a proteger las membranas celulares de la oxidación a la formación de los glóbulos rojos y a la utilización de la vitamina K. 
     
  • Es rico en vitamina K, por lo que contribuye a la correcta coagulación de la sangre.
     
  • Es rico en betacarotenos y luteína, pigmentos naturales que ayudan a cuidar la salud de la vista y a prevenir enfermedades degenerativas de los ojos, como las cataratas. 
     
  • Es una buena fuente de vitamina B6, que contribuye al buen funcionamiento de enzimas, sistema inmune y del desarrollo cerebral del feto en el embarazo. 
     
  • Es rico en fibra soluble, que tiene capacidad de formar geles viscosos que fijan la grasa y el colesterol, con lo que disminuye la absorción de dichas sustancias, razón por la que es interesante su consumo moderado en el caso de pacientes con hipercolesterolemia.

Uso, abuso y pasta de dátiles

A simple vista y con esta lista de propiedades, parece que el dátil es un alimento muy saludable y esto es así siempre que se consuma dentro de un consumo razonable y de una forma concreta (enteros). Como apunta Montero, “es difícil hacer una afirmación rotunda sobre si es sano o no comer dátiles”  ya que, como en todo, existe un límite. “Si se hace con un consumo saludable sí lo es, pero no lo será cuando se abuse de su consumo”. 

La experta en nutrición hace esta afirmación sobre todo en base a la ya famosa pasta de dátil, que se usa como alternativa saludable al azúcar refinado o a otros endulzantes como los edulcorantes, sobre todo en postres, bizcochos o tartas. La pasta de dátil no es más que dátiles y agua. “Se consigue hidratando los dátiles en agua fría y triturándolos hasta conseguir una masa lisa sin grumos”, detalla Colina. 

En realidad, sí es una alternativa un  poco más saludable a otros azúcares ya que es mejor opción, por ejemplo, “que el azúcar refinado, el integral de caña, la miel u otro edulcorante sintético por su sabor natura, aromas minerales y antioxidantes”, señala Colina, lo que no quiere decir que se pueda abusar de ella. “Promover la pasta de dátiles como una moda healthy o saludable es un error porque esto da pie a un consumo sin límites de algo que, al fin y al cabo, es azúcar”. Y es que, no es lo mismo comer 2, 3 o 4 dátiles enteros que triturados en forma de pasta dátil. 

“Si una persona usa con mucha frecuencia pasta de dátil pensando que está consumiendo una alternativa absolutamente saludable, está en un problema porque está haciendo un consumo elevado de azúcares”, advierte Montero. Y es que no es lo mismo el azúcar incorporado a través del alimento entero o en trozos que el resultado de un batido, triturado o licuado, como es el caso. Comer el fruto entero, no es solo ingerirlo, sino también masticarlo y salivarlo. Esto, entre otras cosas, influye en la velocidad de absorción de los nutrientes, es decir, el azúcar, cuanto más procesado, más rápido va a ser absorbido por el cuerpo, lo que hará que el pico de glucosa sea más alto. En el caso de la pasta de dátil, al estar más procesada, se absorberá mucho antes que el dátil entero. 

Teniendo esto claro ¿cuántos dátiles se pueden comer? ¿a diario? Montero no no ve nada malo en consumir este alimento a diario, siempre que se combine con otros productos y que no desplace el consumo de frutas o verduras. “Se podría tomar diariamente, sin excesos, y alternándolos con otras frutas frescas”. Ingerir entre uno y tres dátiles sería lo ideal, según coinciden ambas nutricionistas. Y es que, como recuerda Colina “no se puede abusar por el alto aporte calórico que tienen”. 

Tipos de dátiles

En cuanto a los tipos de dátiles que existen, Colina explica que se clasifican según el contenido de humedad en la carne del dátil. 

Así, podemos encontrar en el mercado:

  1. Suaves y blandos. Es una variedad producida en Arabia para su exportación. En este grupo estarían los dátiles Medjool, que son muy blandos, muy dulces y su textura es suave, debido a su jugosidad. Suelen usarse en repostería. 
     
  2. Semisecos. En este apartado estarían los Deglet Noor, originarios de Túnez. Se consumen con dulce y salado y son la variedad más común en el mercado. 
     
  3. Secos. Son el principal alimento de los árabes.
     
  4. Frescos sin secar. Son los Khadrawy, también muy dulces, y los Halawy o los Barhi. 

De ellos, según explica Colina, “el más sano sería el que se consume fresco, por su bajo contenido en azúcar, comparado con los secos”. Por otro lado, también hay que decir que los secos, “al tener menos contenido en agua (menos humedad), presentan una mayor concentración de vitaminas, minerales y fibras por cada 100 gramos de alimento”, por lo que serían una opción menos calórica pero con un aporte de nutrientes más interesante. 

¿Pueden tomarlos todas las personas?

A esta pregunta Colina cree que, por lo general, sí los pueden tomar todas las personas, aunque tienen que tener especial cuidado aquellos que “presentan diabetes, problemas de sobrepeso, caries o en dietas con restricción de potasio, como por ejemplo, los que tienen una afectación renal». 

¿Y los niños?

Para los niños, según ambas expertas, son una opción dulce saludable. “Los niños son, quizá, el grupo de población que más azúcares añadidos consumen en su día a día. El consumo de dátiles es una buena alternativa si se usa en lugar de otros productos como la bollería industrial”, señala Montero. 

Articulo en colaboración con revista Cuidate+ , Joanna Guillén Valera

Articulo original pinchando aqui

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.